La churrería, un negocio con historia - KingChurro
1149
post-template-default,single,single-post,postid-1149,single-format-standard,cookies-not-set,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
La churrería, un negocio con historia

La churrería, un negocio con historia

En un artículo anterior del blog de KingChurro, tu churrería en Centro Comercial Nevada, os hablamos sobre el origen de los churros. Pero, ¿cuál es la historia de las churrerías? Te contamos todos los detalles a continuación. ¡No te los pierdas!

El origen de los churros

Los churros, al tratarse de un alimento tan sencillo de elaborar cuyos ingredientes son tan básicos como la harina, el agua, la sal y el aceite, no es de extrañar que se trate de un producto centenario. Pero de hecho, su aparición es más antigua de lo que se pueda pensar. Según las primeras evidencias, estos surgieron en Egipto, un milenio antes de Cristo. Además, encontramos productos con grandes similitudes con los churros en países árabes. Tales como el ‘mushabbak’ o el ‘Oo’waymat’, lo que nos hace pensar que el origen de los churros está asociado a nuestra cultura mediterránea.

Como ya comentábamos en el post del origen de los churros, existe la teoría de que este producto fue obra de los pastores, al no contar con hornos para hacer pan y decantarse por hacer masa frita. Además, el origen de la palabra ‘churros’ podría estar ligada a las ovejas churras.

Los primeros churreros

Se han relacionado los primeros archivos relacionados con la elaboración de los churros con un recetario de las monjas isabelinas o clarisas en el año 1597, cuyas recetas estarían recopiladas por un monje benedictino.

Aunque otros archivos relacionan la profesión del churrero con el año 1621, año en el que Pedro Velasco, perteneciente al gremio de los alojeros, pide un incremento de los productos que fabrica (de 14 a 18 maravedís) por la subida de los ingredientes con los que los elabora. Concretamente el de la harina y el aceite.

Entendemos por alojeros aquellos profesionales que se dedicaban a vender de manera ambulante refrescos y aperiticos de la época (aloja). Tales como frutos secos, galletas… Y también masas fritas llamadas ‘frutas de sartén’, ‘frutas de jeringa’ o buñuelos. Durante largas épocas, los alojeros tan sólo se servían de un hornillo y una mesa plegable a modo de mostrador para ofrecer a su público estos productos en la misma calle.

Otra referencia del origen de los churros la encontramos en el libro de cocina llamado ‘Arte de cocina, pastelería, vizcochería y conservería. Que se escribió en el año 1623 por el cocinero mayor del rey, Francisco Martínez Montiño. En esta época, los establecimientos donde se vendían masa frita eran llamados ‘buñolerías’.

Los alojeros y buñoleros son dos gremios que aparecen unidos en los archivos hasta el año 1806. En el periodo establecido entre los siglos XVII y XIX se da un gran incremento de las peticiones de licencias para abrir buñolerías. Incluso se solicitaban hasta tres o cuatro licencias a la vez en el mismo emplazamiento. Lo que nos deja la constancia del gran éxito que tuvieron en la época estos negocios y la prosperidad de las pequeñas redes de buñolerías.

La primera fábrica de churros de España (churrería)

Ya en el siglo XX, en el año 1887 aparece por primera vez un documento con el término ‘Fábrica de Churros’. Que en esta ocasión hacía referencia a la petición de licencia en Madrid de Mariano Atienza Montoya para abrir un establecidimiento dedicado a la elaboración y venta de churros. A partir de entonces, los términos ‘buñolería’ y ‘churrería’ se utilizaban indistintamente, y el establecimiento donde se elaboraban los churros recibía un nombre u otro básicamente dependiendo de las preferencias del propietario.

Para los interesados en este tema, recomendamos la obra “La Churrería”, un libro de Juan Miguel Benitez, publicado en el año 1982.