4 curiosidades sobre los churros que te encantará conocer - KingChurro
1113
post-template-default,single,single-post,postid-1113,single-format-standard,cookies-not-set,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
5 curiosidades sobre los churros que te encantará conocer

4 curiosidades sobre los churros que te encantará conocer

Es tal la popularidad de los churros en gran parte del mundo, que raro sería que este súper desayuno-merienda no escondiera cientos de curiosidades. ¿Te animas a conocer algunos de ellos y tener unas buenas anécdotas para contar mientras que disfrutas de una ración de churros con cholocate en King Churro? ¡Te contamos cinco curiosidades sobre los churros que te encantará conocer!

El verdadero origen de los churros es un misterio

Tal y como indicamos en este otro artículo de nuestro blog, nadie conoce el verdadero origen de los churros. Ya que aunque se haya convertido en un alimento típico de la gastronomía española, son muchos los países en los que también se adapta esta receta a los gustos y costumbres de sus gentes. Por lo que dada su rápida expansión y adaptación a tantas zonas del planeta, resulta complicado saber dónde exactamente nació esta receta que tanto ha ido variando con el paso del tiempo.

Según se conoce, los churros empezaron a consumirse en Cataluña en el siglo XIX. Hay quien dice que los inventaron los pastores para sustituir el pan. Ya que la masa de los churros es fácil de producir y freír a fuego abierto.

Pero también se dice que los churros fueron exportados desde China por los portugueses. Aunque en Oriente eran conocidos como ‘youtiao‘ y no tenían nada que ver con los churros tal y como los conocemos hoy en día, empezando porque su sabor era salado y se producían estirando masa.

¿Por qué los churros se llaman churros?

Como decíamos, se cree que los pastores españoles fueron los primeros en cocinar los churros tal y como los conocemos hoy en día; ya que dado su localización aislada no tenían posibilidad de comprar pan fresco, por lo que se decidieron a elaborar sus propios churros.

Por tanto, otra curiosidad sobre los churros es que motivó que los churros empezaran a conocerse por este nombre, ya que los pastores encontraban gran similitud entre los churros y los largos cuernos de las ovejas churras.

Churros de todas las formas, colores y sabores

Algo tan sencillo y humilde como un churro, está despertando la creatividad de personas de todo el mundo. Como resultado, encontramos cientos de tipos de churros, incluso algunos que pierden su forma original pero que siguen manteniendo ese sabor tan peculiar.

Las innovaciones de los churros pueden compararse con las de los donuts, a los que se agregan todo tipo de sabores, tanto salados como dulces.

Podemos encontrar churros con forma de corazón, como pequeñas piruletas en espiral, en formato bocado (como los que servimos n King Churro) al más puro estilo buñuelo, incluso servidos en copas con helado, chocolate y nata.

También encontramos el sabor del churro en bases de cup cakes, helados, tartas, batidos, palomitas bombones o gofres, entre muchos otros.

Tampoco podemos olvidar los distintos churros rellenos, unos de los tipos de churros que no podrás dejar de pedir en King Churro; con crema, chocolate, dulce de leche… En definitiva, versiones variadas que tratan de satisfacer a todo tipo de paladares.

Los churros son más sanos de lo que crees

Es más recomendable comer churros que otros productos de desayuno y merienda como las galletas, los cruasanes o la bollería industrial, que incluyen más grasas y azúcar refinado.

Otra de las curiosidades de los churros es que pueden formar parte de una dieta sana y equilibrada siempre que se consuman con moderación.

Se trata de un producto natural sin aditivos, purinas, conservantes ni grasas saturadas. Además, tienen un alto contenido en fibra, sodio y proteínas. Según la Fundación Española de la Nutrición, en su informe sobre los churros, «los hidratos de carbono presentes en los churros son mayoritariamente complejos y los lípidos en su mayor parte, si se fríen en aceite de oliva o girasol, son ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Por ello, un consumo adecuado puede ser un buen complemento dentro de una dieta variada».